Diógenes El Cínico
Jesús Ramos

Diógenes El Cínico

Seduciendo al enemigo

Seduciendo al enemigo

Barbosa hizo lo que necesitaba hacer al lanzar guiños de entendimiento a los partidos de Puebla. Y lo mismo harán los seis gobernadores actuales de Morena con sus némesis locales, más los once que entrarán en funciones no tardando.

Unos la lustran llamándola operación cicatriz, otros, relación institucional, nueva forma de hacer política. En fin. Decía Abraham Lincoln que la mejor forma de vencer a un enemigo es haciéndolo tu amigo.

Los filósofos de oriente conciben que se derrota al adversario cuando se le neutraliza, por supuesto que logrando que no haga daño y sí que ayude. Saludos a Néstor Camarillo y Carlos Martínez Amador.

Tácticamente Puebla puso ya un pie en la república del amor que tanto pregonó AMLO en los inicios de su administración, y lo mismo irán haciendo la ciudad de México, pero también los gobiernos de Morelos, Veracruz y Tabasco, Campeche, Michoacán, Guerrero y Sonora, además del Verde en San Luis Potosí.

Y sí, esto tiene un interés de fondo.

El cambio de actitud polarizadora a la enamoradora se vincula a la necesidad política de virar la estrategia de la confrontación a la del encanto. Se trata pues, de seducir al enemigo para que sucumba a los encantos gubernamentales con el objetivo de transformarlo en aliado para el 2024.

La consigna de “AMLO sí Barbosa No” del 2018 impulsada y financiada por Moreno Valle ilustra las estratagemas a las que recurren los políticos para lograr el objetivo principal a cualquier costo.

Camarillo, Martínez Amador, Genoveva, PSI, el Verde, Compromiso por Puebla, Nueva Alianza, etcétera, podrían dictar cátedra sobre el rol jugado por el falso adversario en una elección constitucional como la del 6 de junio.

Hace poco Barbosa declaró que su compromiso es con López Obrador, ¡con nadie más!, y debemos creerle. Él sabe que debe preparar el terreno electoral de aquí al 2024 para hacer ganar en Puebla al que el Mecías elija como su sucesor, pues siendo así, quedaría bien con ambos.

Si Morena perdiera la gubernatura de Puebla, por acuerdos con los seducidos, carece de importancia. Sería sólo un estado caído al fragor de la batalla. Lo que sí importa, es que gane el sucesor de AMLO al costo qué sea.

Los 17 gobernadores de la 4T, más el Verde, tendrán la misión de no fracasar. Y para lograrlo, necesitarán no confrontarse con los partidos y políticos locales de alto rédito. Cuánto mejor los de oposición para el caso de Puebla.

Tomemos en cuenta que los 18 estados con administraciones públicas afines a AMLO gobernarán a 60.8 millones de mexicanos, población más que suficiente para asegurar el triunfo de Morena en la presidencial del 2024.

Conciliar, no polarizar, hacer que los partidos coman de la mano de los gobernantes, es la ruta trazada.

Lo que Diógenes dice

*Que Norma Layón no se haya reunido con el gobernador, a diferencia de otros presidentes electos, alienta la repetición de comicios en San Martín Texmelucan… **Que al apagarse los rumores del arribo de Gabriel Biestro a Gobernación o a la Secretaría de Bienestar pudo quizá apagarse su brillante futuro político… ***Que el sospechoso silencio de la secretaria de Economía Olivia Salomón no presagia nada bueno, silencio que igual puso en la antesala del adiós a Rosa Urtuzuástegui… ****Que las irregularidades observadas por la ASE a la Secretaría de Planeación y Finanzas en tiempos de Pacheco Pulido auguran poca libertad de acción y pensamiento de Estefan Chidiac en el Congreso del Estado… *****Que los 12 años de Reto Diario son el premio al esfuerzo cotidiano del periodista Alfonso González y su equipo de trabajo. Por los éxitos venideros alzamos la copa y decimos, ¡¡salud!!

Tus comentarios son importantes para nosotros.