Diógenes El Cínico
Jesús Ramos

Diógenes El Cínico

¡Qué brutos, pónganles cero!!

¡Qué brutos, pónganles cero!!
Diógenes El Cínico 16/06/2021 ícono de reloj9:40 pm

La elección del 6 de junio sobreposicionó al INE en un plano de alto valor moral e internacional. En México refrendó el reconocimiento que ya poseía. La organización de los comicios nacionales fue magnífica, una chulada.

Pero no puede decirse lo mismo de la autoridad local electoral. El IEE cometió errores costosos en lo económico, en la reimpresión de boletas fallidas, en su tardanza para la aprobación de candidaturas, en la pésima redacción del reglamento de competencia, en el desatinado diseño de actas de escrutinio y en los reflejos para sancionar a los tramposos.

Fueron muchas metidas de pata en una sola elección. Y mucha miopía para no meter en cintura a los alcaldes gandallas que desviaron descaradamente recursos municipales para causas suyas o ajenas como lo hizo Luis Alberto Arriaga en San Pedro Cholula.

Sospechas de fraude las hay, de juego sucio por supuesto. San Martín Texmelucan, Ixtacamaxtitlán, Amozoc, Tlatlauquitepec y Ciudad Serdán están en esa bolsa. Cuando una autoridad electoral voltea tendencias en la oscuridad de la madrugada o con pretextos de apagones se ensucia el resultado, experiencias pasadas alientan esas suspicacias, ahí están los comicios del 2018 y Miguel Barbosa para platicarlas.

En los conflictos poselectorales muchísima responsabilidad tuvo la administración gubernamental, pues jamás estableció mesas de diálogo con los partidos políticos ni activó a los delegados de Gobernación con los abanderados a alcaldes para que junto con los dirigentes estatales asumieran la aceptación de resultados en urnas.

Suelto fue como llegó el proceso electoral local al día importante, sin certeza, transparencia, legalidad ni compromisos, un manojo de yerros cometidos por el IEE, pero también por el gobierno estatal que no redujo los riesgos de violencia vinculada a la elección.

Un análisis político cuyo desarrollo parta del mal pensamiento, asociaría la estulticia del IEE y de la administración estatal a la intencionalidad maliciosa del fraude y el desaseo en beneficio de ciertos candidatos a diputados locales y municipales, aunque dándoles el beneficio de la duda pudiera tratarse solo de ineptitud de uno y otro.

La quema de papelería electoral e inhibición del voto a punta de balazos y amenazas con armas de fuego, a boca de urnas, no fueron responsabilidad del IEE, pero sí de la autoridad en turno que no cumplió con las garantías de seguridad.

La judialización de procesos no es responsabilidad enteramente de partidos y candidatos, lo es igual del IEE y de la administración estatal en turno, habría que recordar que los tribunales son en última instancia los que limpian los cochineros que dejaron los de atrás, y eso es lo que ocurrirá en San Martín Texmelucan, Xicotepec y otros municipios.

En el salón de clases el Chavo del Ocho le decía al Profesor Jirafales: ¡Qué brutos, póngales cero!, cuando los de la clase la regaban gacho. Recuerdos bellos de la televisión mexicana.

 

Lo que Diógenes dice

*Bendito sea Dios. ¡Milagro! El planchador oficial de boletas electorales del estado sobrevivió al helicopterazo de Moreno Valle, así lo parece, pues aparecieron boletas planchadas (sin dobleces) similares a las del 2018 en la elección de la ciudad de Puebla, alabó al Señor Claudia Rivera **Un poco molestos. Les iban a dar 159 mil pesos a los candidatos a diputados locales de Fuerza por México, luego les dijeron que les reducirían a 120 mil, y finalmente no les dieron nada, dónde quedó la bolita se preguntan los muchachos. ***No estaría de más que el secretario de Salud del Estado José Antonio Martínez se formara en una fila de dos kilómetros de largo y se tardara 7 horas para darse cuenta que su logística para la aplicación de la vacuna a rezagados, primera y segunda dosis, embarazadas y discapacitados, todos al mismo tiempo, fue una tontera de su parte. ****El periodista Pepe Tomé y su Posdata Comunicaciones la están rompiendo con sus transmisiones en Facebook. No es suerte, es profesionalismo y entrega.

Tus comentarios son importantes para nosotros.