Beatriz hasta en la sopa

AMLO no pierde el tiempo para proyectar a la “no primera dama”, Beatriz Gutiérrez Müller. Para ello le sirve un viaje a Estados Unidos o mandarla a entregarle una carta al nuevo presidente de Colombia

Beatriz hasta en la sopa
Foto: Daniel Casas / esimagen.mx
OTROS MEDIOS 10/08/2022 ícono de reloj7:12 am

A medida que los tiempos electorales se acortan, la estrategia de AMLO es darle mayor exposición mediática a su esposa, la no primera dama, Beatriz Gutiérrez Müller y para ello lo mismo sirve un viaje a Estados Unidos que mandarla a entregarle una carta al nuevo presidente de Colombia, Gustavo Petro.

Y antes de que me acusen de misógino por señalar que el presidente utiliza a su esposa les recuerdo que fue ella misma quien aclaró que su misión y justificación en los eventos por el nuevo presidente colombiano era entregar la misiva de AMLO.

A diferencia del rey de España, Felipe de Borbón, quien mostró su respeto, pero mantuvo el rostro serio recordando por el decreto de Guerra a Muerte creado por Bolívar que significó el genocidio de españoles indígenas, además de 886 prisioneros y 500 enfermos del Hospital de La Guaira; la “no primera dama” se mostró sonriente y displicente ante las miles de toneladas de cocaína que inundaron zonas de México y engrosaron las filas de narcotraficantes: nuestro país puso los muertos; Colombia ganó dólares.

Beatriz, la escritora, perdió la enorme oportunidad de regalarnos una crónica sobre la primera mujer afroamericana que juramentó como vicepresidente de Colombia. La vida de Francia Márquez Mina es una perla de oro, reflejo de los tiempos actuales, que no vio la también historiadora ni siquiera por el mensaje que lanzó en Twitter: “Juro ante Dios, el pueblo de Colombia, mis ancestras y ancestros, respetar la Constitución y trabajar por los colombianos y colombianas que históricamente han estado excluidos, hasta que la dignidad se haga costumbre. #ElCambioEsHoy”.

La autodenominada “no primera dama” saludó y se dejó retratar con la presidenta de Honduras, Xiomara Castro, quien sí la miró como representante de nuestro país. Lo hizo también su país, desde la cuenta oficial de la Secretaría de Prensa de Honduras se lanzó el mensaje: “La presidenta @XiomaraCastroZ tuvo la especial oportunidad de saludar a @BeatrizGMuller, escritora, académica e investigadora mexicana. Además esposa del presidente de México @lopezobrador_.

Dos mujeres que representan un orgullo para Latinoamérica”.

Y mientras estas acciones ocurrían en el sur de nuestro continente, el hijo de Andrés Manuel y Beatriz se encontraba del otro lado del charco para iniciar su educación en el Reino Unido. Una contradicción más de la 4T, pero ese será tema para otro día.

Menos mal que son tiempos de Pobreza Franciscana.

Pelea de sombras

Los dimes y diretes que se han lanzado en las últimas horas el panista Rafael Micalco y el presidente estatal del PRD, Carlos Amador, han resultado en una estéril batalla.

Mientras a nivel nacional los partidos discuten las ligas mayores, este par de aldeanos se arañan para decir que si uno es candidato entonces el sol azteca no apoyará su candidatura o que el PRD no es necesario para hacer ganar al PAN.

La realidad es que hoy por hoy si uno u otro personaje desea realmente reelegirse o acceder a un puesto de elección popular requiere de la fuerza -y los votos- del otro, sin Micalco y Acción Nacional, el sol azteca habría perdido su registro estatal. Sin el PRD el PAN no tendría los votos suficientes para encarar a Morena.

Lejos de estar debilitando las relaciones de una alianza ambidiestra ambos representantes deberían enfocar sus baterías en ser una verdadera oposición que al menos ponga a los morenistas a pensar; con su actitud actual le están dejando el camino libre a Morena para 2024.

¿Tendrán la altura política para entenderlo?

Veremos y diremos.

Tus comentarios son importantes para nosotros.