×
Periódico Digital Reto Diario
Edición 10 de Mayo 2021

Muere el príncipe Felipe de Edimburgo a los 99 años

El marido de la reina Isabel II se sometió a una operación de corazón el pasado marzo

Muere el príncipe Felipe de Edimburgo a los 99 años
ESPECTÁCULOS 9/04/2021 ícono de reloj4:47 pm

Le faltaban dos meses casi exactos para cumplir un siglo. Felipe de Edimburgo llevaba 73 años casado con la Reina, relegado voluntariamente a un papel secundario, pero presto a fulminar todos los récords imaginables para un consorte: más de 22.000 actos oficiales, 5.500 discursos, 785 organizaciones no gubernamentales de las que llegó a ser presidente… Eso, y su impertubable labor como “la roca” de Isabel II, que llegó a decir en sus bodas de oro: “Nuestra deuda con él es más grande de lo que nunca llegaremos a saber”.

Felipe de Mountbatten murió “apaciblemente” a los 99 años en el castillo de Windsor, tres semanas después de haber estado ingresado durante un mes por una infección y una operación del corazón. El hombre que se presentó a los británicos como “un desacreditado príncipe de los Balcanes sin un mérito ni una distinción particular” acabó conquistando el duro corazón de su país adoptivo, que paró los relojes en el momento del trágico anuncio.

“Con profundo pesar, su majestad la Reina ha anunciado la muerte de su querido esposo”, podía leerse en un escueto comunicado del Palacio de Buckingham al filo del mediodía del viernes. Como manda la tradición, el óbito se hizo oficial a través de un anuncio expuesto a las puertas del palacio. Poco después tuvo que ser retirado ante el temor a aglomeraciones en medio de las restricciones del Covid, tal fue la avalancha de británicos que acudieron a dar su despedida al Duque de Edimburgo (el título lo heredará por cierto Eduardo, el más joven de sus cuatro hijos).

Las banderas quedaron a media asta y el Gobierno ordenó ocho días de luto oficial. El Parlamento adelantará al lunes su vuelta a la actividad tras la pausa de Pascua para rendir un homenaje especial a Felipe de Edimbrugo. La campaña de las elecciones locales del 6 de mayo ha quedado temporalmente en suspenso.

A las puertas de Downing Street, Boris Johnson dedicó unas palabras emotivas al marido de la Reina y ensalzó “su extraordinaria vida y su trabajo”. “La familia real ha perdido no solo una amada y respetada figura pública, sino a un marido devoto, un padre orgulloso, un cariñoso abuelo y, en los años recientes, un gran bisabuelo”, dijo el “premier”.

El líder de la oposición laborista Keir Starmer se sumó al tributo y recordó al fallecido como “un hombre que dedicó su vida a este país y que será recordado por su extraordinario compromiso y su devoción hacia la Reina”. “Durante más de siete décadas, él estuvo a su lado”, recordó Starmer. “Su matrimonio ha sido un símbolo de fuerza, estabilidad y esperanza”.

Comunicado en la puerta del Palacio de Buckingham.
Comunicado en la puerta del Palacio de Buckingham.EFE

“El puso consistentemente los intereses de los demás por delante de los suyos propios, y ese fue un ejemplo de servicio cristiano”, declaró por su parte el arzobispo de Canterbury, Justin Welby. “Conforme nos recuperamos y reconstruimos el país después de la prueba terrible de la pandemia del Coronavirus, necesitaremos fortaleza y un profundo sentido del compromisos para servir a otros”.

Felipe de Dinamarca y Grecia, nacido en 1921 en Corfú, contrajo matrimonio en 1947 con la joven “Lilibet”, que cinco años después ascendería al trono como Isabel II tras la muerte de su padre Jorge VI. El príncipe “desacreditado” de los Balcanes renunció a su propia y ascendente carrera en la Royal Navy para ejercer como báculo de la monarca en los momentos más críticos de su reinado.

Su radio de alcance llegó del Gobierno de Winston Churchill en plena posguerra al Gobierno de Boris Johnson en la era post-Brexit. Fue con diferencia el consorte más longevo en la historia del Reino Unido y llegó casi tan lejos como la Reina Madre, fallecida a los 101 años.

Aunque estuvo ingresado al menos en cinco ocasiones en la última década -fue operado del corazón y pasó por reemplazo de la cadera- siempre presumió de una salud impecable, comparable a la de la propia Reina (que el 21 de abril cumplirá los 95). En mayo del 2017, y después de haberse consagrado como “el mayor experto en descubrir placas conmemorativas”, anunció su retirada de la vida pública “porque ya no me puedo tener en pie”. Uno de sus últimos actos fue precisamente la visita, ese mismo veranos, de los reyes Felipe y Letizia, con quienes mantenía un estrecho lazo afectivo.

Durante meses, Felipe de Edimburgo vivió prácticamente lejos del ojo público en la residencia real de Sandringham, donde saltó a los titulares en enero del 2019 por un aparatoso accidente en coche del que salió milagrosamente casi ileso. La pandemia le obligó a confinarse junto a la Reina en el castillo de Windsor desde abril del año pasado.

Felipe de Edimburgo, de los ojos de los chinos a las prostitutas, sus comentarios más polémicos

Isabel II y Felipe de Edimburgo recibieron el sobrenombre de “HMS Bubble” y vivieron durante meses en la “burbuja real”, con un contacto muy controlado con su séquito y alejados de su hijo Carlos y su nieto Guillermo, que llegaron a contraer el Coronavirus. En enero recibieron la primera dosis de la vacuna, aunque se desconoce si Felipe llegó a recibir la segunda tras abandonar el hospital con aspecto muy demacrado y en silla de ruedas el pasado 16 de marzo.

Desde entonces, la Reina se mantuvo a su lado pero fue capaz de seguir con su actividad oficial. De hecho, el pasado 31 de marzo, la monarca se dejó ver con uno de sus coloridos trajes y sin mascarilla (había recibido ya el segundo “pinchazo”) en su primer acto presencial en cinco meses, en un homenaje a las Fuerzas Aéreas en Surrey. Según testigos presenciales, Isabel II se mostró especialmente relajada y de buen humor. Nada hacía presagiar la inminencia de la tragedia, aunque las lágrimas premonitorias del Príncipe Carlos tras su visita al hospital en marzo prepararon psicológicamente a los británicos.

Tus comentarios son importantes para nosotros.

Reto Diario