Posdata
Alfonso González

Posdata

Pierde Gonzalo Juárez demanda laboral

La denuncia data de enero de 2019 y se interpuso por despido injustificado, bonos y otros derechos laborales; el monto supera por mucho el millón de pesos

Pierde Gonzalo Juárez demanda laboral
Gonzalo Juárez Méndez (c), líder del sindicato de trabajadores del Ayuntamiento de Puebla. Foto: Daniel Casas / esimagen.mx
Posdata 14/09/2022 ícono de reloj7:30 am

El secretario general del Sindicato Único de Empleados y Trabajadores del Honorable Ayuntamiento de Puebla, Instituciones Paramunicipales y Organismos Públicos Descentralizados “Benito Juárez García” (Suethapipopd), Gonzalo Juárez Méndez, no es un líder charro, como dicen, más bien es un nuevo rico acomplejado.

Porque, bien dicen, “el que no tiene y llega a tener, loco se quiere volver”.

Es la historia del famoso “Niñote”, como también se le conoce al dirigente sindical entre la base trabajadora.

Y es que ahora que puede hacer y deshacer con las cuotas de los trabajadores del Ayuntamiento de Puebla, y de los beneficios económicos que recibe de la Comuna para eventos deportivos, cívicos y culturales, cualquier deuda, paga o pendiente se le hace poco.

Y tal vez con razón, porque se dice que tan solo su casa está valuada en más de 10 millones de pesos, sin contar sus camionetas y autos de lujo, los cuales están a nombre de terceros, por aquello de las sospechas.

Ya en algún momento el Suethapipopd y sus agremiados tuvieron que sufrir las de Caín por haber aceptado tener un líder sindical vitalicio, pero dicen que Gonzalo Juárez quiere repetir la historia.

Aunque lo realmente grave es que siendo el líder de un sindicato de mil 400 afiliados, haya perdido una demanda laboral interpuesta por uno de sus colaboradores, quien le asesoraba en temas laborales, de medios de comunicación y hasta políticos.

La denuncia data de enero de 2019 y se interpuso por despido injustificado, bonos y otros derechos laborales; el monto, llama la atención, supera por mucho el millón de pesos.

El demandante prácticamente se sacó la lotería, pues le ganó la partida a Gonzalo Juárez; este, ni se inmutó. Dicen que desde el inicio del pleito minimizó las acusaciones en su contra porque dijo “¿cuánto me podrían quitar?”.

Evidentemente, el desinterés y la ignorancia en asuntos laborales llevaron al “Niñote” a desestimar las audiencias, a no presentarse para pruebas testimoniales y alegatos, mientras que su contraparte hizo todo lo posible, con amparos federales y demás, para poder ganarle la partida.

Hace al menos dos meses, Juárez Méndez fue declarado “Confeso Ficto”, con base en su derrota en las pruebas testimoniales.

Por lo tanto, hace un par de semanas, le concedieron al demandante una especie de sentencia laboral, previa al laudo, y el mentado “Niñote” se mantiene en su postura de ignorar la ley.

Eso sí, dicen que Gonzalo Juárez ya empezó a repartir culpas por lo sucedido y responsabilizó a su apoderada legal, a quien le aseguró que con 50 mil pesos solucionaba el problema de la más grande y humillante derrota que ha tenido en su malograda dirigencia.

Aunque así fue, el líder charro ofreció 50 mil pesos a su exempleado “para que dejara de estar chingando”, pero no se los aceptaron.

Ahora, o paga lo que reclama la parte agraviada, o lo que procede es el embargo.

La incautación de cuentas bancarias, de propiedades o de lo que garantice el pago reclamado por la parte agraviada. Y en una de esas, hasta podrían embargar el edificio sindical, mediante un ordenamiento federal que nadie puede ignorar, so pena de caer en desacato.

Ahora, ante esta situación, Juárez Méndez está en un gran dilema:

Si paga su deuda personal de las cuotas de los trabajadores, estaría cometiendo un delito, pues su extrabajador nunca fue militante activo, ya que solo laboraba para su dirigente.

Empero, si Juárez Méndez no paga, el demandante, ya con el laudo en su poder, le puede embargar a dicho sindicato cuentas bancarias o, insisto, por qué no, el edificio sede que se ubica en la 24 Sur y la 13 Oriente.

Y un embargo no implica que el demandante se cobre a lo chino el monto reclamado, aunque en este caso los miembros activos del gremio no podrían acceder a su casa sindical, lo mismo ocurriría con las cuentas bancarias a donde van a parar las cuotas, las cuales quedarían congeladas.

¿Qué opinará el presidente municipal de Puebla, Eduardo Rivera Pérez, del caso?

Es más, ¿qué dirá del abuso contra un trabajador municipal, aunque haya sido de confianza?

Y lo peor, ¿qué dirían los trabajadores del Ayuntamiento de Puebla del manejo que le da Gonzalo Juárez a sus cuotas y a sus derechos laborales?

Ahí se los dejo de tarea.

 

[email protected]
Twitter: @poncharelazo
Facebook: Alfonso González

Tus comentarios son importantes para nosotros.