El Confesionario
Ray Zubiri

El Confesionario

Gaspar Henaine Capulina; el Rey del humorismo blanco

Gaspar Henaine Capulina; el Rey del humorismo blanco
Foto: Especial.
El Confesionario 9/01/2022 ícono de reloj1:43 pm

Platicar de mi paisano Gaspar Henaine Capulina, quien fue actor, comediante, músico, cantante, productor de cine, además de guionista, es rememorar una época de la televisión, el cine y el teatro que lamentablemente parece que ya no regresará, en mi particular punto de vista.

Don Gaspar nació el 6 de enero de 1926 en Chignahuapan, Puebla, aunque a los seis años se mudó con su familia a Ciudad de México. En 1943 comenzó su carrera artística como cantante y actor. Participó en el cuarteto Los Excéntricos del Ritmo y más adelante en el trío Los Trincas.

Fue en 1952 cuando conoció a Marco Antonio Campos Contreras “Viruta”, quien más tarde se convertiría en su compadre por el bautizo de uno de sus hijos, a quien le propuso formar un dueto cómico.

La pareja empezó su trabajo bajo el título Capulina y Don Viruta en la radio. En 1953 comenzaron a filmar algunas películas con las que se hicieron famosos en toda América Latina. Al principio su estilo se parecía mucho al de los comediantes Laurel y Hardy, conocidos como El gordo y el Flaco, sin embargo, con el transcurso del tiempo, desarrollaron un estilo distinto que atrapaba a las familias en el televisor y en las salas de cine.

Por algunos años condujeron el programa televisivo Cómicos y canciones, en Telesistema Mexicano, y tiempo después la pareja se separó por diferencias irreconciliables entre ellos.

Tras esta lamentable situación, las películas que Capulina protagonizó estuvieron dirigidas al público infantil y en algunas de ellas compartió escena con Roberto Gómez Bolaños “Chespirito”, quien fue el guionista de la mayor parte de sus producciones.

Trabajó con grandes personalidades como la leyenda de la lucha libre mexicana, “El Santo”, en el filme El Santo vs Capulina (1968), otras fueron Mi padrino (1969), El hermano Capulina (1970), El investigador Capulina (1975), La sombra del otro (1957), Se los chupó la bruja (1958) y Muertos de miedo (1958), un total de 84 películas, 58 de ellas después de haberse separado de su socio “Viruta”; también incursiono en la mú­sica, grabando 12 álbumes.

Hoy en día, a pesar de la tecnología y todo lo que conocemos –y esta demás mencionar–, es considerado uno de los comediantes más queridos del siglo XX, por ello el mote de “El rey del humorismo blanco” y esto se lo tiene bien merecido, pues nunca utilizó palabras obscenas, doble sentido, albures o situaciones de contenido para adultos en sus bromas. Perteneció a la Época de Oro del cine mexicano y es referente de comedia para toda la familia.

Capulina también fue torero, actor de teatro y comediante de escenario. Fue el iniciador del primer circo encabezado por un artista de renombre, “El Circo de Capulina”, con el que viajó por América Latina. Su último trabajo actoral fue en 1999 en la telenovela El diario de Daniela.

Capulina pasó sus últimos días con su familia, con los ahorros que recaudó como actor de cine y televisión. Es padre del también actor Antonio Henaine, quien trabaja con el nombre artístico Toño Moño y sigue la línea de humor blanco de su padre; con él trabajó como pareja cómica en la última temporada de El Circo de Capulina, en 2001.

En el zócalo de Chignahuapan, si ustedes tienen la oportunidad de visitarlo, está la figura de Capulina creada por el artista poblano César González Alarcón. La pieza es uno de los atractivos más visitados por los turistas locales y nacionales que llegan al pueblo mágico y recuerdan que en ese rincón de la Sierra Norte nació el Rey del humorismo blanco. La escultura de bronce fue develada en 2009 en una ceremonia en donde estuvo presente Gaspar Henaine.

El 21 de septiembre del 2011 Capulina fue hospitalizado, debido a una obstrucción intestinal por náuseas y vómitos que se complicó con un cuadro de neumonía, en un nosocomio en el sur de Ciudad de México. Falleció el 30 de septiembre de 2011 a los 84 años de edad, a consecuencia de un paro cardiorrespiratorio.

Capulina dejó frases famosas como: “Yo ero un héroe”, “Sipirilí”, “¡Qué bochorno!” y “No sé… pude ser… a lo mejor… ¡quién sabe!”

La columna de esta semana ha terminado, pueden ir en paz.

¡Escúchenme! de lunes a viernes de 11:00 a 12:00 horas en La Farándula con Ray Zubiri, en el 96.1 FM www.arroba.fm/puebla/ Y escríbanme: www.rayzubiri.com

Tus comentarios son importantes para nosotros.