×
Periódico Digital Reto Diario
Edición 18 de Junio de 2021
Gerardo Ruiz

Mirón Thomé, detrás de la mordaza a los medios que planea Genoveva Huerta para el 2021

Mirón Thomé, detrás de la mordaza a los medios que planea Genoveva Huerta para el 2021

El morenovallismo sigue vive y quién crea que el gruspúsculo que creó Rafael Morneo Valle ya se exitinguió está muy equivocado.

Ni muerto el perro se acabó la rabia.

Y es que, las viudas del siniestro Rafael aún conservan posiciones de poder en la actualidad desde las que se cubren las espaldas y conspiran en contra del gobierno de Miguel Barbosa con el objetivo de regresar a la escena pública en las elecciones intermedias del 2021.

No sólo eso, los discípulos de Moreno Valle buscan que Puebla regrese al oscuro régimen en el que el autoritarismo, la censura y los excesos fueron los sellos con los que se gobernó a lo largo de nueve años.

Una época ignominiosa para la entidad.

En mi última entrega de las Historias de un Joven Reportero revelé la estrategia con la que Genoveva Huerta, quien está obsesionada con agandallarse la candidatura del PAN a la presidencia municipal de Puebla capital, busca amordazar a los medios de comunicación durante el proceso electoral del próximo año a fin de evitar que su imagen sea criticada durante las campañas al conocer perfectamente que sus escándalos de corrupción, su riqueza inexplicable y su nexos con el preso Eukid Castañón, podrían hundirla como abanderada del albiazul en la Angelópolis.

Con la complicidad de los morenovallistas enquistados en el Consejo General del IEE, Huerta Villegas impulsó dos inverosímiles denuncias en contra de este reportero y en contra del director de Diario CAMBIO, Arturo Rueda, para evitar que quien esto escribe y el autor de Tiempos de Nigromante podamos mencionar su nombre durante los comicios intermedios próximos con el claro objetivo de amordazarnos y atentar contra nuestros derechos de libre expresión.

“La Jefa Geno” puede burlarse de la salud del gobernador Barbosa; de los enfermos de Covid del gabinete del estado; de que la alcaldesa Claudia Rivera no use tacones y prefiera usar tenis (porque, claro, una mujer debe usar tacones para ser más femenina); y de todo aquello que huela al lopezobradorismo, pero no puedo soportar las críticas a su deficiente, marginal y radical gestión como presidenta del Comité Directivo del PAN en Puebla.

Para lograr la mordaza en contra de los dos periodistas, Genoveva Huerta se coludió con el consejero morenovallista Juan Pablo Mirón, quien preside la Comisión de Permanente de Quejas y Denuncias del IEE, para que su par de querellas avancen y con ello prospere la mordaza a El Incorrecto y a Diario CAMBIO.

Los complejos y la sed de venganza de Mirón Thomé hacia la prensa salieron a flote luego de que se cayera su designación como presidente del Instituto Electoral del Estado en el 2015 tras revelarse que su padrino político Luis Maldonado Venegas, a quien el hoy consejero le cargaba los portafolios en la SGG, sería el verdadero titiritero del Consejo General del IEE.

Juan Pablo Mirón, quien durante su comparecencia como aspirante a consejero destacó como principal logró democrático haber conseguido los atriles para un debate electoral y manejar el cronómetro de participaciones entre candidatos, jamás pudo superar que los medios de comunicación tumbaran su postulación y que en su lugar fuera elegido el limitado Jacinto Herrera.

Años después, la viuda de Luis Maldonado encontró el momento perfecto para vengarse de la prensa poblaba en complicidad con Genoveva Huerta, quien es otra mujer acomplejada con una tolerancia de cristal que no soporta que sus corruptelas y carencias sean expuestas al escarnio público.

No se puede pasar por alto que Mirón Thomé, junto con Herrera Serrallonga, Dahlel Lara y Federico González Magaña, fueron las cabezas que operaron en el 2018 desde las entrañas del IEE el Fraude Electoral contra Miguel Barbosa, entonces abanderado de Morena.

El consejero y boxeador frustrado fue quien desde la Comisión de Quejar y Denuncias desecho cada una de las querellas presentadas por Morena y Barbosa Huerta a pesar de las evidencias del fraude orquestado por sus ex amos desde Casa Puebla.

Mirón Thomé aún tiene una gran asignatura pendiente con el barbosismo.

El morenovallismo no ha muerto y planean que la dictadura que tanto lastimó a Puebla en el pasado regrese en el 2021.

A pesar de sus intentos de censura no nos dejaremos amordazar.

El #PeriodismoSinNudos que hacemos en El Incorrecto no perderá su postura crítica y frontal por dos canallas que quieren amenazar a la libertad de expresión en Puebla.

No a la mordaza de Genoveva Huerta y Mirón Thomé.

Tus comentarios son importantes para nosotros.

Reto Diario