×
Periódico Digital Reto Diario
Edición 13 de Mayo 2021

El fallo del Tribunal y las encuestas de Morena

El fallo del Tribunal y las encuestas de Morena
OTROS MEDIOS 3/03/2021 ícono de reloj8:13 am

Mucho se ha comentado del fallo de la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación en torno a las encuestas que aplicará Morena para la selección de sus candidatos a los diferentes puestos de elección popular en Puebla.

El Tribunal Electoral dictaminó que el Comité Ejecutivo Nacional de Morena, que encabeza Mario Delgado, deberá de hacer públicos los resultados de dicho estudio de opinión, así como facilitar la metodología correspondiente a los aspirantes que participen en la medición.

Esto pareciera eliminar el “dedazo” y la falta de transparencia que ha prevalecido en los procesos de selección de candidatos de Morena, principalmente a las gubernaturas, pero lamento decirles a quienes piensen así, que no es cierto.

Esto mismo dictaminó el Tribunal Electoral en el tema de la elección de la nueva dirigencia nacional de Morena, la cual se disputaron, Porfirio Muñoz Ledo y el mentado Mario Delgado, y, no obstante, lo que prevaleció fue la opacidad y la discrecionalidad, ya que nunca se conocieron los resultados de dicha encuesta, ni se hicieron públicos, tampoco se conoció la metodología.

Morena se rige por la opacidad y por el “dedazo” hay que decirlo de esa forma; por eso, quienes celebraban el fallo se deberán de quedar con las ganas, ya que en el caso Puebla, difícilmente vamos a saber quién ganó la encuesta.

La dirigencia nacional de este partido solo dará a conocer, en su debido tiempo, a quien según ellos haya ganado la mentada encuesta, así lo hizo en la elección de la nueva dirigencia nacional el año pasado y así también actuó en el tema de la elección de quienes han resultado electos como candidatos en las diferentes entidades en donde habrá elecciones, como es el caso del impresentable, Félix Salgado Mecedonio.

Y es que hay que decirlo, Morena encontró una ingeniosa forma de disfrazar el famoso “dedazo”, ya sea a través de las mentadas encuestas de las cuales, nunca se sabe el resultado o a través de las famosas tómbolas, en donde dizque se meten los nombres de quienes buscan ser candidatos y de ahí sale el papelito del elegido.

Morena no es para nada un partido democrático, será el “dedazo”, el cual, sin duda, influya en el proceso de selección del candidato a la alcaldía de Puebla, aunque aquí la gran pregunta es ¿Quién será el gran elector?, ahí está el verdadero dilema.

No se trata de un dilema fácil de resolver o que tenga solo un ingrediente local y esto último es lo que más complica el tema de la designación del candidato a la alcaldía.

Si se tratase solo de un tema eminentemente local, no cabe duda que el gobernador Barbosa se terminaría por imponer y designaría a su candidato, el aún líder del Congreso local, Gabriel Biestro Medinilla, quien se apresta para separarse del cargo en unos días.

Pero el componente local no es el único que prevalece, aunque la dirigencia nacional de Morena, en manos de Mario Delgado, parece ser solo una mera figura decorativa y por encima de él parece estar la secretaría general de su partido y, sobre todo, la presidenta del Consejo Nacional, la poderosa Bertha Luján, quien simpatiza con la alcaldesa capitalina, Claudia Rivera, a quien le ha demostrado su apoyo en múltiples ocasiones.

El choque de trenes pues, luce inevitable entre Biestro y Claudia Rivera y por supuesto, será la discrecionalidad la que prevalezca, esto a pesar del fallo del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, nada parece cambiar el ADN de Morena, “el dedazo”.

Lo único que vario es el calendario para conocer al candidato y que el resto de los aspirantes, tenga tiempo para sus cinco minutos de pataleo.

Rivera no entiende, que no entiende. El ex presidente municipal de Chignahuapan, Enrique Rivera, insiste en quererse postular como candidato a una diputación por el PRI, pero ya tiene orden de presentación ante la Fiscalía General del Estado, luego de la denuncia interpuesta en su contra por la Auditoría, al no poder comprobar el manejo de recursos por más de 500 millones de pesos, durante su administración.

Como ya lo hemos comentado, Rivera es “ahijado” de otro impresentable, Juan Carlos Lastiri Quirós, quien no le pudo arreglar sus problemas con el auditor a su joven pupilo, quien rápido le aprendió el arte de tener “las uñas largas”.

Rivera, como ya lo comenté, fue captado en una grabación con el ex subsecretario de Gobernación y ahora líder estatal del PES, Francisco Ramos Montaño, burlándose del gobernador Barbosa, cuando el patrón de Paco Ramos, Fernando Manzanilla estaba al frente de la dependencia encargada de la gobernabilidad en Puebla.

Sería un grave error por parte del PRI postular a un individuo con estos antecedentes y a la vez divertido verlo hacer campaña, con su amparo bajo el brazo.

[email protected]

Tus comentarios son importantes para nosotros.

Reto Diario