'Nací mujer, pero odiaba los vestidos'; conoce 'el verdadero yo' de Víctor

 

oy Víctor, tengo 18 años, soy scout, estudio en el colegio de bachilleres, tengo novia y de grande quiero ser ingeniero en criminalística...
Hace cuatro años, Víctor era Edna; dice que desde pequeño supo que había nacido con un género equivocado, lo que lo hacía sentirse atrapado en un cuerpo que no le correspondía. Sus gustos siempre fueron como del sexo opuesto, recuerda que desde los 3 años le molestaba vestirse como niña, jugar a actividades femeninas y estar obligado a sentir atracción por los varones.
Desde los 4 años me vestía de Spiderman, siempre elegía ropa del otro sexo... siempre me iba con los niños, era de jugar futbol -dice-. Con mi vecino de enfrente siempre era de jugar con el Xbox, con las maquinitas, las patinetas”, recuerda Víctor Harringson.
Desde ese entonces su padre veía actitudes diferentes en él, aunque no las entendía.
Yo me daba cuenta que le atraía más vestirse como hombre”, señala Luis Harringson, padre de Víctor. “Odiaba las princesas, y le decía vamos a pintar así tu cuarto, no, no cosas así de naves, cosas de hombres
Como Edna, Víctor jamás se vivió a gusto, por ello, al ir creciendo fue adoptando hábitos y un aspecto cada vez más masculino, hasta que a los 12 años al ver un programa de televisión donde explicaban que la transexualidad es no sentirse identificado con el género asignado al nacer; lo cual nada tiene que ver con la orientación sexual, decidió mostrarle al mundo su verdadero yo: ‘No soy mujer, no soy lesbiana, soy un joven transexual’.
En mi caso fue salir del closet y aceptarme como persona transexual, tardé un año... fue de empezarle a decir amigos, empezar a decidir qué nombre; en los días de escuela, decir: ‘Ahora dime con el sexo opuesto’”.
Los únicos que aún no sabían eran sus padres, ya que decidió tomar terapia sicológica antes de confesarles su secreto; y así lo hizo...
La hija que tu tuviste no es una niña, es un niño”, pese a lo impactante de estas palabras, sus padres reaccionaron con el corazón.
Principalmente sabes que cuentas conmigo, y ya luego su papá se enteró después, era la parte difícil”, comenta Erica García, madre de Víctor.
Sí, me entristeció un poco. ¿Qué hice mal? ¿Dónde está el camino chueco? Le llamé a mi esposa llorando y le dije qué hice mal con ella”, recuerda el padre de Víctor.
Pero nada hizo mal, la sexóloga, Xantal Morales, asegura que es el proceso normal de asimilación.
No es culpa de nadie, porque no es algo por lo cual se deba de sentir vergüenza… Lo único que te está diciendo es ámame en esta presentación, reconóceme plenamente y ámame así”.
Víctor Eduardo, una vez liberado y con el respaldo de sus seres queridos, comenzó su transición.
Y qué mejor manera de comprobarlo que estando en su habitación, donde hay 4 cosas que simbolizan su nueva identidad de género: La bandera, este calendario con su sueño de realizarse la masectomia cuando junte el dinero que se necesita y dos fotografías con el antes y el después y la que fue su primera camisa con el género masculino.
Lleva dos años de terapia hormonal, ya no tiene su periodo menstrual, y su voz y cuerpo han cambiado.
Esta hormona me la inyecto cada 18 días y todas estas cajas son lo que me he inyectado en un año 8 meses”, menciona Víctor.
Este joven es de los pocos transexuales que afortunadamente cuentan con el apoyo de su familia, en la mayoría de los casos son rechazados, inclusive por la misma sociedad.
Hay muchas miradas de qué raro; gente que prefiere ya no hablarte”, señala Erica García.
Y es que existen muchos mitos alrededor de las personas trans.
Es una condición humana, no es una enfermedad, no es una patología, no se elige, no es genético, no es social, simplemente venimos en estas presentaciones”, menciona Xantal Morales.
Presentaciones que son lo de menos, cuando hay amor de por medio. “Lo apoyamos que siga con sus metas, que no se rinda”, die Stephanía Harringson, hermana de Víctor.
Mil por ciento mi apoyo y es el amor de vida mi hijo y lo voy a seguir apoyando hasta donde el quiera”, precisa Luis Harringson.
Víctor hoy tiene una pareja -mujer transgénero-, su sueño en un futuro es casarse, ser exitoso en su carrera y algún día tener una familia.

Soy Víctor, tengo 18 años, soy scout, estudio en el colegio de bachilleres, tengo novia y de grande quiero ser ingeniero en criminalística...

Hace cuatro años, Víctor era Edna; dice que desde pequeño supo que había nacido con un género equivocado, lo que lo hacía sentirse atrapado en un cuerpo que no le correspondía. Sus gustos siempre fueron como del sexo opuesto, recuerda que desde los 3 años le molestaba vestirse como niña, jugar a actividades femeninas y estar obligado a sentir atracción por los varones.

Desde los 4 años me vestía de Spiderman, siempre elegía ropa del otro sexo... siempre me iba con los niños, era de jugar futbol -dice-. Con mi vecino de enfrente siempre era de jugar con el Xbox, con las maquinitas, las patinetas”, recuerda Víctor Harringson.

Desde ese entonces su padre veía actitudes diferentes en él, aunque no las entendía.

Yo me daba cuenta que le atraía más vestirse como hombre”, señala Luis Harringson, padre de Víctor. “Odiaba las princesas, y le decía vamos a pintar así tu cuarto, no, no cosas así de naves, cosas de hombres

Como Edna, Víctor jamás se vivió a gusto, por ello, al ir creciendo fue adoptando hábitos y un aspecto cada vez más masculino, hasta que a los 12 años al ver un programa de televisión donde explicaban que la transexualidad es no sentirse identificado con el género asignado al nacer; lo cual nada tiene que ver con la orientación sexual, decidió mostrarle al mundo su verdadero yo: ‘No soy mujer, no soy lesbiana, soy un joven transexual’.

"En mi caso fue salir del closet y aceptarme como persona transexual, tardé un año... fue de empezarle a decir amigos, empezar a decidir qué nombre; en los días de escuela, decir: ‘Ahora dime con el sexo opuesto’”.

Los únicos que aún no sabían eran sus padres, ya que decidió tomar terapia sicológica antes de confesarles su secreto; y así lo hizo...

La hija que tu tuviste no es una niña, es un niño”, pese a lo impactante de estas palabras, sus padres reaccionaron con el corazón.

Principalmente sabes que cuentas conmigo, y ya luego su papá se enteró después, era la parte difícil”, comenta Erica García, madre de Víctor.

Sí, me entristeció un poco. ¿Qué hice mal? ¿Dónde está el camino chueco? Le llamé a mi esposa llorando y le dije qué hice mal con ella”, recuerda el padre de Víctor.

Pero nada hizo mal, la sexóloga, Xantal Morales, asegura que es el proceso normal de asimilación.

No es culpa de nadie, porque no es algo por lo cual se deba de sentir vergüenza… Lo único que te está diciendo es ámame en esta presentación, reconóceme plenamente y ámame así”.

Víctor Eduardo, una vez liberado y con el respaldo de sus seres queridos, comenzó su transición.

Y qué mejor manera de comprobarlo que estando en su habitación, donde hay 4 cosas que simbolizan su nueva identidad de género: La bandera, este calendario con su sueño de realizarse la masectomia cuando junte el dinero que se necesita y dos fotografías con el antes y el después y la que fue su primera camisa con el género masculino.

Lleva dos años de terapia hormonal, ya no tiene su periodo menstrual, y su voz y cuerpo han cambiado.

Esta hormona me la inyecto cada 18 días y todas estas cajas son lo que me he inyectado en un año 8 meses”, menciona Víctor.

Este joven es de los pocos transexuales que afortunadamente cuentan con el apoyo de su familia, en la mayoría de los casos son rechazados, inclusive por la misma sociedad.

Hay muchas miradas de qué raro; gente que prefiere ya no hablarte”, señala Erica García.

Y es que existen muchos mitos alrededor de las personas trans.

Es una condición humana, no es una enfermedad, no es una patología, no se elige, no es genético, no es social, simplemente venimos en estas presentaciones”, menciona Xantal Morales.

Presentaciones que son lo de menos, cuando hay amor de por medio. “Lo apoyamos que siga con sus metas, que no se rinda”, die Stephanía Harringson, hermana de Víctor.

Mil por ciento mi apoyo y es el amor de vida mi hijo y lo voy a seguir apoyando hasta donde el quiera”, precisa Luis Harringson.

Víctor hoy tiene una pareja -mujer transgénero-, su sueño en un futuro es casarse, ser exitoso en su carrera y algún día tener una familia.

 

Comentarios

Agrega tu comentario
  • En Segundos
01:19 pm

Prevalecen esquemas preventivos en Puebla; efectúa SSPTM operativo alcoholimetro

01:18 pm

Pide arzobispo regular uso de la marihuana

12:44 pm

Saúl Huerta se solidariza con la niñez de la Junta auxiliar de San Miguel Canoa

12:22 pm

Celebra Dinorah López el Día del Niño en las casas de asistencia del Sedif

12:15 pm

Unidad Panista demanda a dirigencias inclusión de militancia

11:59 am

Ochoa define postura por corruptos en el PRI

11:29 am

Promueven la poesía en los jóvenes

11:22 am

El 13.2% de los niños en Puebla trabajan

11:02 am

Muere Ueli Steck, "La Máquina Suiza", tras accidente en el Everest

10:52 am

Bottas logra en Rusia su primera victoria en la F1

09:54 pm

Sorprende Valkirias a Linces FA

09:41 pm

OSBUAP, Arpa y La Jauría presentan Pedro y el Lobo

09:19 pm

Durante la reunión de trabajo entre el CCE y Secotrade se presentaron detalles del magno evento

09:06 pm

Familias de la ciudad se benefician con los servicios integrales municipales

06:23 pm

Ventilan supuestos excesos del director del Tecnológico de la Sierra Norte de Puebla

06:15 pm

Delfina Gómez exige a autoridades indagar sobre la narcomanta contra AMLO

06:04 pm

Luis Banck y vecinos verifican avances del plan de seguridad ciudadana en La Paz

05:28 pm

Piden apoyo para recuperar a una niña que fue secuestrada en Xilotzingo

05:08 pm

Vela manda al Granada y a Ochoa al descenso

05:00 pm

Vecinos del bulevar Forjadores se quejan con mantas de los trabajos en la vialidad

04:06 pm

Pronostican lluvias en Puebla, Veracruz, Hidalgo y Tlaxcala

01:03 pm

Trump revisará todos los acuerdos comerciales de EU

12:49 pm

Declara INE improcedentes quejas sobre promoción de RMV a través de su libro