• Más de: Soliloquio
 

Riesgo social

Fuente: Especial
  • Riesgo social
  • Por: Felipe Flores Núnez

La reciente captura de dos elementos de la policía municipal de Puebla cuando escoltaban a vehículos que transportaban hidrocarburo robado, acredita una vez más la evidente colusión que siempre ha existido entre autoridades y los grupos delincuenciales que han hecho de la ordeña de ductos de Pemex un negocio de proporción monumental.

Y es que como ocurre desde hace tiempo con las actividades delictivas vinculadas al narcotráfico, la incidencia en la ordeña ilegal de ductos y su casi impune comercialización no hubiera sido posible sin la complicidad y participación de servidores públicos, entre los que habría que incluir desde empleados de la paraestatal y elementos policiacos, hasta autoridades de distintos niveles.

De otra forma no podría explicarse la manera como se ha expandido esta actividad delictiva no sólo en Puebla sino en otras zonas del país, lo que ha causado un daño patrimonial a Pemex, tan sólo en los últimos cuatro años, superior a los 97 mil millones de pesos.

Dicho monto es 53 por ciento más del registrado en todo el sexenio anterior y hoy, el robo de combustible en las casi seis mil tomas clandestinas que existen en el territorio nacional, alcanza un promedio mensual de los 50 mil barriles.

Pero más allá de las cifras y del perjuicio al erario, de suyo considerables, lo que en realidad debería preocupar es la erosión que esa actividad ya está causando en el tejido social.

Eso por desgracia ha ocurrido también en Puebla, con la terrible consecuencia que a la cadena delictiva se han venido sumando miembros de la sociedad civil y hasta familias completas, incluyendo menores de edad.

Esta “contaminación social” en diversas comunidades constituye ya un conflicto de alta dimensión y merece la más amplia prioridad en la agenda de las políticas públicas, especialmente aquellas abocadas a seguridad, educación y bienestar social.

La coyuntura que se abre con el cambio de mando en el gobierno estatal parece ideal para afrontar este problema mediante una visión distinta y un enfoque mucho más integral.

Mano dura, sí, y nadie por encima de la ley, como lo ha ofrecido el gobernador Antonio Gali, quien además ha promovido coordinación con autoridades federales, cuyos recursos son indispensables no sólo con presencia física, sino también en materia de inteligencia estratégica, que por cierto se había desdeñado.

Pero a la fuerza del Estado habría que añadir otras acciones que tienen que ver con la prevención y con la atención a las necesidades socioeconómicas y culturales propias de las comunidades afectadas.

Se trata de un fenómeno complejo que merece afrontarse de raíz, y que reclama además la participación de otros segmentos de la sociedad, incluso de quienes sin malicia pero ventajosamente se han involucrado en la compra y venta clandestina de gasolina, lo que al final de cuentas ha fortalecido a los grupos delictivos.

El gobierno estatal ha demostrado disposición y voluntad, valores que sumados a su capacidad podría ser la fórmula para erradicar este mal que además del perjuicio social, atenta riesgosamente a la seguridad nacional.

 

AL OIDO

La participación ciudadana en la marcha del domingo previo, aunque menor a lo prevista, pareciera ser el inicio del esperado despertar de la sociedad civil.

Ciertamente la movilización en distintas ciudades, incluyendo Puebla, fue mucho menor a lo estimada, pero resultó suficiente como canal de protesta contra los agravios del presidente estadounidense Donald Trump, e incluso, contra algunas políticas de nuestro gobierno federal.

Pero un logro adicional, quizá no calculado, es que decenas de organizaciones civiles, instituciones educativas, escritores, intelectuales y miles de ciudadanos comunes pudieron romper su letargo y al fin salieron a las calles para expresarse con absoluta libertad.

Mañana igual podríamos atestiguar protestas para exigir acciones concretas para combatir la pobreza, la desigualdad, la corrupción y la impunidad.

Lo importante de la iniciativa es que el silencio, la pasividad, la indiferencia y hasta la cobardía parecen haberse quedado atrás.

http://www.tribunanoticias.mx/columna/riesgo-social/

  • En Segundos
11:44 pm

Norcorea cuenta con un ejército de 6 mil hackers

11:33 pm

Todavía hay mucho por hacer en renegociación del TLCAN: Guajardo

11:20 pm

¡Que no te sorprenda el tráfico! aquí te damos los cierres a la circulación para mañana

11:13 pm

Se realiza Segunda Sesión Ordinaria de Grupo Directivo de la Estrategia Nacional de Inclusión

11:04 pm

Se atribuye Trump mérito de la derrota del EI en Raqqa

10:50 pm

Gobierno Municipal continúa reforzando la seguridad y movilidad en Bosques de San Sebastián

10:36 pm

México y Canadá mantendrán TLC, aun sin EU: Peña Nieto

10:35 pm

Y el PRI y el PAN Arrancan la Carrera Rumbo al 2018

10:25 pm

Uber y su polémica

10:11 pm

PAN aprueba elección abierta para candidatos a diputados y senadores

09:56 pm

Respaldo a universidades públicas y privadas a la campaña "Donde hay un poblano,hay compromiso"

09:33 pm

Continúa la generación de empleo en el gobierno de Tony Gali

09:14 pm

De Morena, morenos y morenas

09:09 pm

Gobierno dará 30 mil pesos a damnificados para viviendas

08:55 pm

En Puebla es cada vez más fácil abrir negocios

08:42 pm

El "Tapado" del PRI Está por Nacer

08:40 pm

Conductor borracho mata a una mujer en Paso Cortes

07:54 pm

Gradualmente, Puebla capital recupera la confianza, destaca Kuri Carballo

07:44 pm

Amarran, desnudan y golpean a dos presuntos delincuentes en Puebla

07:39 pm

Seguridad publica estatal mantiene acciones contra el robo de vehiculos

07:34 pm

Se incendia una recicladora industrial en la colonia Santa Rosa

07:21 pm

Policía Federal recupera una pipa de agua robada en Central de Abasto de Huixcolotla

07:09 pm

Asaltan tienda Sale Vale en la colonia La Ciénega